138.- Cómo el respirar...



Me siento como un nuevo amanecer, libre.

Porque no hay nada como la calidez de tus manos, 
como el cariño y  el calor de sentirte cerca.
Nada como las caricias que no se piden,
como el amor que no se mendiga...
Esto debe ser felicidad,
puede que momentánea,  pero felicidad,
un sentimiento tan sencillo, tan innato...

¿Cómo se puede vivir sin haber sentido algo así?

Todo es tan fácil cuando lo es, 
tan agotador cuando intentas lo imposible.

Lástima que nunca hayas sentido algo así,
porque el alma crece,
 los pulmones cogen aire con la misma 
necesidad
 que cuando te sumerges bajo el agua un largo tiempo.

Y cuando sientes y conoces este sentimiento,
 se convierte en algo 
tan necesario como el respirar...

© Mar Muñoz *Lluna*